El candil - Poemas de DUQUE DE RIVAS

Poemas » duque de rivas » el candil

El candil

Más ha de quinientos años,               
en una torcida calle,                     
que de Sevilla, en el centro,             
da paso a otras principales;             
                                           
Cerca de la media noche,                 
cuando la ciudad más grande               
es de un grande cementerio               
en silencio y paz imagen;                 
                                           
De dos desnudas espadas                   
que trababan un combate,                 
turbó el repentino encuentro             
las tinieblas impalpables.               
                                           
El crujir de los aceros                   
sonó por breves instantes,               
lanzando azules centellas,               
meteoro de desastres.                     
                                           
Y al gemido, ¡Dios me valga!             
¡Muerto soy! Y al golpe grave             
de un cuerpo que a tierra vino,           
el silencio y paz renacen.               
                                           
Al punto una ventanilla                   
de un pobre casuco abren;                 
y, de tendones y, huesos,                 
sin jugo, como sin carne,                 
                                           
Una mano y brazo asoman,                 
que sostienen por el aire                 
un candil, cuyos destellos               
dan luz súbita a la calle.               
                                           
En pos un rostro aparece                 
de gomia o bruja espantable               
a que otra marchita mano                 
o cubre o da sombra en parte.             
                                           
Ser dijérase la muerte                   
que salía a apoderarse                   
de aquella víctima humana                 
que acababan de inmolarle;               
                                           
O de la eterna justicia,                 
de cuyas miradas nadie                   
consigue ocultar un crimen,               
el testigo formidable.                   
                                           
Pues a la llama mezquina,                 
con el ambiente ondeante,                 
que dando luz roja al muro               
dibujaba desiguales.                     
                                           
Los tejados y azoteas                     
sobre el oscuro celaje,                   
dando fantásticas formas                 
a esquinas y bocacalles.                 
                                           
Se vio en medio del arroyo,               
cubierto de lodo y sangre,               
el negro bulto tendido                   
de un traspasado cadáver.                 
                                           
Y de pie a su frente un hombre,           
vestido negro ropaje,                     
con una espada en la mano,               
roja hasta los gavilanes.                 
                                           
El cual, en el mismo punto,               
sorprendido de encontrarse               
bañado de luz, esconde                   
la faz en su embozo, y parte.             
                                           
Aunque no como el culpado                 
que se fuga por salvarse,                 
sino como el que inocente,               
mueve tranquilo el pie y grave.           
                                           
Al andar, sus choquezuelas               
formaban ruido notable,                   
como el que forman los dados             
al confundirse y mezclarse.               
                                           
Rumor de poca importancia                 
en la escena lamentable,                 
mas de tan mágico efecto,                 
y de un influjo tan grande.               
                                           
En la vieja, que asomaba                 
el rostro y luz a la calle,               
que, cual si oyera el silbido             
de venenosa ceraste,                     
                                           
O crujir las negras alas                 
del precipitado Arcángel,                 
grita en espantoso aullido,               
¡Virgen de los Reyes, valme!             
                                           
Suelta el candil, que en las piedras     
se apaga y aceite esparce,               
y cerrando la ventana                     
de un golpe, que la deshace,             
                                           
Bajo su mísero lecho                     
corre a tientas a ocultarse,             
tan acongojada y yerta,                   
que apenas sus pulsos laten.             
                                           
Por sorda y ciega haber sido             
aquellos breves instantes,               
la mitad diera gustosa                   
de sus días miserables:                   
                                           
Y hubiera dado los días                   
de amor y dulces afanes                   
de su juventud, y dado                   
las caricias de sus padres,               
                                           
Los encantos de la cuna,                 
y... en fin, hasta lo que nadie           
enajena, la esperanza,                   
bien solo de los mortales:               
                                           
Pues lo que ha visto la abruma,           
y la aterra lo que sabe,                 
que hay vistas, que son peligros,         
y aciertos que muerte valen.             
                                           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.