PregÓn general - Poemas de CRISTÓBAL DE CASTILLEJO

Poemas » cristobal de castillejo » pregon general

PregÓn general

Hacer manda esta justicia             
A las chamarras presentes,             
Por los delitos siguientes,           
La reina nuestra, Malicia.             
                                       
Y el pregón de su querella             
Desta manera comiença:                 
"Que salgan a la vergüença,           
Pues osan andar sin ella".             
                                       
Salgan según su vejez,                 
Hagamos honra a las canas,             
Salid vos, la de Mançanas,             
Hecha en el año de diez;               
No aleguéis por leonada;               
Que ya, por tener tesón,               
Habéis perdido el león,               
Y quedastes en la nada.               
                                       
Vos, Castillejo, salid                 
Con la qu'en azul fué novia,           
Texida dentro en Segovia,             
Cortada en Valladolid;                 
Por todo el mundo traída,             
Y en su triste senectud               
Salió de Calatayud                     
De viejo luto teñida.                 
                                       
Fernán Pérez eche fuera               
La suya, azul, clara y vieja,         
A dar cuenta de una ceja               
Que tuvo en la delantera,             
No le valgan sus afanes,               
Aunque alegue por raída,               
Pues al cabo de su vida               
Se puso de tafetanes.                 
                                       
Diego Ramírez presente                 
La suya, gris, tinta en lana,         
Que tiene muestras de sana             
Y secretos de doliente;               
Y pasa muy a la clara                 
Vergüença, pues la perdió             
El día que consintió                   
Cuchillada por la cara.               
                                       
La de Alvar Pérez, morada,             
Pague por su desamor;                 
Mas, pues es comendador,               
Sea antes desgraduada;                 
Pero tómenla en los braços,           
Y miren bien a la luz,                 
Que al quitarla de la cruz             
No se les haga pedaços.               
                                       
Sin culpa sale ni tacha,               
Al pregón, la de Tobar,               
Pues que mantuvo collar               
De seda cuando mochacha,               
Mas los ribetes así                   
Dicen, mostrando su cuero:             
"Tiempo es, el caballero,             
Tiempo es de andar de aquí".           
                                       
Meneses y su cuñado                   
Saquen sus dos alemanas               
A pagar, pues son hermanas,           
Juntamente su pecado.                 
Han cometido traición;                 
Qu'en Castilla se criaron,             
Y fueron luego, y dejaron             
Lo mejor en Aragón.                   
                                       
La de Pinedo se olvida;               
Salga acá, dará su vuelta;             
Que aunque mal parece suelta,         
Muy peor anda ceñida;                 
Y a todos ponga mancilla;             
Qu'el traidor que la cortó,           
De los pliegues la quitó,             
Por crecer en la capilla.             
                                       
Salid vos, la de Sarmiento,           
Vieja, oscura y leonada,               
Que por mal guarneteada               
Podéis perder casamiento;             
Y decid esta canción,                 
Llorando vuestro desastre:             
"Por mi mal os vi yo sastre,           
Que por vos salgo al pregón".         
                                       
Salinas salga, y escote               
La suya, mangas de boba,               
Que cuando moça fué loba               
De luto con capirote;                 
Y por tales cuchilladas               
No se escape de pregones,             
Aunque muestre los botones             
Con que las tiene cerradas.           
                                       
La corta desvergonçada                 
De Piedra, salga a las bodas,         
Que para mengua de todas               
Las chamarras fué criada;             
Y por tan mala invención,             
Traje, color y planeta,               
No se escape aunque se meta           
So las faldas del sayón.               
                                       
Tapia, el aposentador,                 
Saque la suya a la pena;               
Que aunque su hechura es buena,       
Es muy triste su color;               
Y también su presunción               
Es caso que toca al Papa,             
Porque le sirve de capa               
Sin tener dispensación.               
                                       
Salga acá la de Villoria,             
Que piensa, por ser ferrete,           
De quedar con su ribete,               
In perpetua rei memoria;               
Mas yo, como amigo fiel,               
Que la despida le mando,               
Porque le está amenazando             
De vivir más que no él.               
                                       
Salga la desesperada                   
De Canseco, y dará fe                 
De cómo dos veces fué                 
De mala guerra ganada,                 
Do cobró tales raíces                 
De codicia por el mundo,               
Que aun con el amo segundo             
Anda ganando perdices.                 
                                       
Salga con su gruesa lana               
La de Somonte a la hora,               
Que siete veces fué mora               
Y otras tantas alemana;               
Y al cabo de sus delitos,             
Sin qu'el Papa lo otorgó,             
A San Francisco negó                   
Por tornarse de benitos.               
                                       
La de Mercado, alevosa,               
Hecha con tanta miseria,               
Desque revolvió la feria               
Puso pies en polvorosa;               
Que viendo qu'estas padecen           
Sin culpa, por su pecado,             
Dixo en secreto a Mercado:             
"A los pies, señor, que ofrecen".     
                                       
No falta quien las acuse,             
Que las manden desterrar;             
Mas tornóse a revocar                 
Porque no hay quien ya las use:       
Y es el mal que sin consuelo           
Ni esperança quedarán                 
Qu'esta mengua que les dan             
Jamás se la cubra pelo.               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2021 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.