Burléme... - Poemas de BARTOLOMÉ LEONARDO DE ARGENSOLA

Poemas » bartolome leonardo de argensola » burleme

Burléme...

Burléme (yo lo confieso)             
de tus cadenas, Amor,                 
mas no merecí el rigor               
que padezco en ellas preso.           
A mi exceso (si fue exceso)           
excede el de tu venganza,             
pues ya en mi nueva mudanza           
no sólo pruebo su furia,             
sino que adoro la injuria             
de tu perdida esperanza.             
                                     
Si te ha ofendido la historia         
de mi desdeñosa edad                 
(demás que su libertad               
fue materia de tu gloria),           
nunca es mayor la vitoria             
que el esfuerzo del vencido;         
y tú sabes que lo he sido,           
no desarmado ni huyendo,             
pues me hallaste resistiendo         
valiente y apercebido.               
                                     
Y ambos podemos por esto             
fundar justa competencia:             
tú en mi grande resistencia,         
yo en lo mucho que te cuesto;         
pues para rendirme has puesto,       
contra mi libre opinión,             
la más alta perfeción:               
armas con cuyo poder                 
te fuera fácil traer                 
los dioses a tu prisión.             
                                     
El resplandor de unos ojos,           
donde tus flechas enciendes,         
a cuya deidad suspendes               
los enemigos despojos;               
allí entre tus dardos rojos           
gimen corazones vivos,               
que padecen por altivos               
los efetos de tu ira;                 
y porque Cloris los mira,             
se precian de tus cautivos.           
                                     
Tú allí, pues tanta noticia           
tienes de mi esfuerzo, advierte       
que estimar al cauto y fuerte         
no es piedad, sino justicia.         
Verás cómo en tu milicia             
las finezas que yo enseño             
(que siendo de mejor dueño           
no he de mostrar menos brío),         
si cuando arde el hierro frío,       
arde más que el seco leño.           
                                     
Mas, ¡ay!, que en plazos tan largos   
esta esperanza risueña               
(aun cuando los desempeña)           
obra efectos más amargos.             
Así con los ojos de Argos             
el pavo al sol desafía,               
y cuando más lozanía                 
muestra en las plumas lucientes,     
triste y con ojos prudentes,         
encoge su gallardía.                 
                                     
No trate desta manera                 
tu esperanza a quien la sigue,       
sino es para que castigue             
al que sus glorias espera;           
pues cuando más verdadera             
y constante nos parece,               
recibimos las que ofrece             
los que en su fe confiamos,           
y al fin velando soñamos,             
y el desengaño enmudece.             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.