A un primer movimiento de amor - Poemas de BARTOLOMÉ LEONARDO DE ARGENSOLA

Poemas » bartolome leonardo de argensola » a un primer movimiento de amor

A un primer movimiento de amor

Apriétame de manera               
cierto pensamiento mío,           
que cuanto más lo desvío,         
se introduce y apodera.           
¿Qué no hará, si persevera         
en seguir su competencia?         
Y más si mi resistencia           
acude a paso tan lento;           
que pierde el merecimiento         
la contraria diligencia.           
                                   
Aunque (por decir verdad)         
tan agradable se ofrece,           
que atropellarlo parece           
villanía y crueldad.               
Terrible severidad                 
es esta de la razón;               
que arme a un tierno corazón       
contra el hijo natural.           
Luego, si resiste mal,             
no le cause admiración.           
                                   
No hago todo lo que puedo,         
y no puedo más hacer;             
que a la gloria de vencer         
tengo cobrado gran miedo.         
Es mengua, yo lo concedo;         
mas si con fuerza lo evito,       
doile vigor infinito,             
porque, al fin, he descubierto     
que cuanto más lo divierto,       
crece porque lo ejercito.         
                                   
Que como al alma acompaña         
este apacible importuno,           
en viendo descuido alguno,         
valiéndose dél, la engaña.         
Y de tal gloria me baña           
infundido por el seno,             
que no le tuvo tan lleno           
de Apolo alguna Sibila             
como cuando en mí distila         
su dulcísimo veneno.               
                                   
Retrátame en la memoria           
de Amarilis la belleza,           
ya que no hay naturaleza           
que resista a tanta gloria;       
mas si queda esta vitoria         
(por resistida) imperfeta,         
acude con nueva treta             
eficaz y poderosa,                 
y píntamela piadosa,               
que es con lo que me sujeta.       
                                   
Al fin, viene a ser deseo         
esto que me hace la guerra,       
que derribado por tierra,         
cobra fuerzas como Anteo.         
Del aprieto en que me veo         
(pues nunca inferior me vi),       
yo solo la causa fui;             
porque no fuera Dios fiel         
si le hubiera dado a él           
mayores fuerzas que a mí.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.