Nostalgia - Poemas de ARIEL MONTOYA

Poemas » ariel montoya » nostalgia

Nostalgia

a C. S.                                                                   
En aquel tiempo nos parpadeaba la esperanza                               
por un sueño de infinito futuro.                                         
El mar                                                                   
-nuestro marera                                                           
un pájaro violento clavado en las rocas                                   
y la vida nos esperaba con su ración de sobresalto                       
decoroso y salobre.                                                       
Para ir nombrando lo que el sol descubre                                 
para qué el cántico, si no creció entre la fuente que                     
nos llama                                                                 
para qué la confesión postrera                                           
si me voceo en la silente nadería del espacio.                           
Respirábamos la fuerza del aire                                           
que hinchó nuestros pulmones                                             
(frecuentados de colas de cigarrillos),                                   
escribíamos las fechas de los cumpleaños                                 
en la agenda perdida del tiempo,                                         
grabábamos los discos de moda                                             
que la aguja rayó                                                         
en la memoria de los metales muertos                                     
y nos dispersábamos frente al viento                                     
sin un silbato que nos reuniera.                                         
Porque en aquel tiempo                                                   
el amor crecía sobre la sepultura y el silencio,                         
porque en el patio de nuestras casas                                     
quedó enredada la lágrima del llanto,                                     
porque ciertamente transmigraron nuestras almas                           
sin derecho a la evocación,                                               
porque fuimos hoguera que ardió                                           
bajo los taparrabos de la luna,                                           
porque escudriñamos entre la tragedia                                     
y decidimos poner las manos limpias                                       
(sobre el nervio de las cosas justas)                                     
y porque nuevos días nos advierten                                       
el reto del futuro que desde ya nos reclama.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.