Abrojos - Poemas de ANTONIO PLAZA

Poemas » antonio plaza » abrojos

Abrojos

Siempre desgraciado fui;             
Desde mi pequeña cuna,               
A la incansable fortuna             
de juguete le serví;                 
La noche en que yo nací             
Tronaba la tempestad,               
Y alaridos de ansiedad               
La gente aturdida alzaba;           
Porque el cólera sembraba           
El terror y la orfandad.             
                                     
II                                   
                                     
¡La niñez ¡ – edad que vela         
el ángel de las sonrisas,           
y entre flores, juego y brisas       
sin sentir el tiempo vuela-         
Esa edad amarga estela               
Dejó sobre mar de llanto;           
Porqué sufrí tanto, tanto,           
En aquella edad de armiño,           
Que en mis recuerdos de niño         
Comienza mi desencanto.             
                                     
III                                 
                                     
Vino después otra edad,             
Y pasiones irritantes               
Se alzaron, como bramantes           
Olas, en la tempestad.               
Mas desbordé en la maldad,           
Cual se desborda un torrente,       
Y entre crápula indecente,           
Y en indecentes amores,             
Sequé del alma las flores,           
Cubrí de sombra la frente.           
                                     
IV                                   
                                     
En mi tormento prolijo,             
Al cielo a veces acudo;             
Pero ¡ay! El cielo está mudo         
Para el hombre a quien maldijo.     
En vano, en vano me aflijo           
Por la esperanza extinguida,         
Y aunque mi ya envejecida           
Frente, de pesar se abrasa,         
No vuelve la edad que pasa,         
Ni vuelve la fe perdida.             
                                     
V                                   
                                     
Tiene luto el corazón               
Como de noche el desierto,           
Y, como toque de muerto,             
Tristes mis cantares son.           
Es fúnebre panteón                   
La fatigada memoria,                 
Donde en ánfora mortuoria           
Vino el tiempo a recoger             
Las imágenes que ayer               
Fueron el sol de mi gloria.         
                                     
VI                                   
                                     
Nutre incisivo sarcasmo             
Mi sonrisa de amargura,             
Y es el pecho sepultura             
Donde yace el entusiasmo.           
Presa de horrible marasmo           
Desfallece el alma impía;           
Y en fatal melancolía,               
Y en estúpido quietismo,             
Parece que en mi ser mismo           
Hay un germen de agonía.             
                                     
                                     
VII                                 
                                     
Inclino con desaliento,             
Entre brumas de tristeza,           
La encanecida cabeza                 
Que rasa el remordimiento.           
Y hostigado hasta el tormento,       
De la mundana balumba,               
Grito, con voz que retumba           
Cual rayo que lumbre vierte:         
¡Ábreme tus brazos, muerte!         
¡Trágate mi cuerpo, tumba!           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.