ProfecÍa de nahun - Poemas de Antonio García Gutierrez

Poemas » antonio garcia gutierrez » profecia de nahun

ProfecÍa de nahun

¡Ay! ciudad delincuente                 
llena toda de estrago y de mentira,     
que con ímpetu ardiente                 
caerá sobre tu frente                   
la justicia de Dios brotando en ira!     
                                         
¡Ay Nínive! que luego                   
el eco sonará del rudo azote             
sin piedad a tu ruego,                   
y el carro oirás de fuego               
y del fiero corcel, relincho y trote.   
                                         
Espada reluciente                       
y lanza te herirá de viva lumbre,       
y con sangre caliente                   
salpicará tu frente                     
de tus muertos la inmensa muchedumbre.   
                                         
¡Mísera tribu impía                     
que olvidaste tu fe! no eres por cierto 
mejor que Alejandría,                   
la que su rico puerto                   
en la margen baño del mar incierto.     
                                         
Más pecó, y sin ventura                 
en el negro pecado adormecida,           
marchitó su hermosura                   
en la impiedad hundida                   
y a los placeres del amor vendida.       
                                         
Y en pago a su delirio,                 
cautiva de enemigos fue llevada         
a do en negro martirio                   
gimió desventurada,                     
en cepos y mazmorras maniatada.         
                                         
Y vio sus ancianos                       
que tarde alzaban con dolor al cielo     
quebrantadas las manos,                 
postrados por el suelo                   
con agudos clamores sin consuelo.       
                                         
Y en sus males prolijos,                 
presa también en manos de soldados       
miró sus tiernos hijos,                 
por los pies amarrados                   
y en las agudas piedras estrellados.     
                                         
¡Ay de ti, delincuente                   
ciudad, llena de estrago y de mentira!   
¡Que con ímpetu ardiente                 
caerá sobre tu frente                   
la justicia de Dios brotando en ira!     
                                         
¡Ay Nínive! que luego                   
el eco sonará del rudo azote             
sin piedad a tu ruego,                   
y el carro oirás de fuego               
y del fiero corcel, relincho y trote.   
                                         
Espada reluciente                       
y lanza te herirá de viva lumbre,       
y de sangre caliente                     
salpicará tu frente                     
de tus muertos la inmensa muchedumbre.   

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.