La primera edad - Poemas de Antonio García Gutierrez

Poemas » antonio garcia gutierrez » la primera edad

La primera edad

¡Eres niña! De la vida           
no probaste los engaños,         
que para tus verde años           
la existencia es el amor.         
Tranquila y adormecida,           
en tu mundo de ilusiones,         
no sabes de las pasiones         
el afán devorador.               
                                 
En esa edad de placeres           
dulcemente embriagado,           
dichoso y enajenado               
niño aun, gocé también.           
                                 
Y en la esperanza ilusoria       
de mis pueriles amores,           
perdí mis años mejores           
tras aquel soñado Edén.           
                                 
Ríe y goza descuidada             
que en esa edad de ventura,       
no hay tormentos ni amargura     
que agiten el corazón.           
Si hay amor, es dulce y blando   
y de sueños se alimenta,         
y por sus placeres cuenta         
las horas de su pasión.           
                                 
Mas, luego, cuando a tus ojos     
asome de amor el llanto,         
vendrá el triste desencanto       
de ese mundo engañador;           
                                 
Y verás que desparece             
cual relámpago improviso         
el mentido paraíso               
con sus jardines en flor.         
                                 
Ese prisma, que el aliento       
de las pasiones empaña,           
con imágenes te engaña           
cubiertas de gasa y tul.         
Así deslumbra tus ojos           
con ilusiones distintas,         
entre caprichosas tintas         
de nácar, oro y azul.             
                                 
¡Ay! ojalá no murieran           
con desventurados fines           
las risueñas esperanzas           
de tus diez y seis abriles.       
                                 
Pero es fuerza que troquemos     
los encantados jardines           
y los sueños de oro y nácar       
por realidades terribles.         
                                 
Es fuerza que el soplo muera     
de los céfiros sutiles           
porque el nebuloso invierno       
la lumbre del sol eclipse.       
                                 
Esto es preciso; pero antes       
que los pesares marchiten         
la tersura de tu frente           
que de inocencia sonríe:         
                                 
Antes que sueños impuros         
entre deseos febriles             
ahuyenten del casto pecho         
la pureza que en él vive,         
                                 
baja al sepulcro, inocente,       
inmaculada y sublime,             
con tus bellas ilusiones,         
con tu corona de virgen.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.