La noche de verano - Poemas de Antonio García Gutierrez

Poemas » antonio garcia gutierrez » la noche de verano

La noche de verano

Hermosa noche, como el alma mía             
oscura y melancólica... salud...             
Tu balsámico ambiente de ambrosía           
dulcifica piadoso mi inquietud.             
                                             
¡Ay! que del sol la llama abrasadora         
mis ojos irritados deslumbró...             
Bien hagas tú que blanda y bienhechora       
callando duermes cuando gimo yo.             
                                             
Esa serena luz basta a mis ojos:             
ese triste rumor basta a mi afán:           
silencio y sombras buscan mis enojos         
silencio y sombras anhelando están.         
                                             
Y busco en mi ansiedad, de tu aura fría     
el fantástico arrullo vibrador               
de inefable y dulcísima armonía,             
grato al placer, benéfico al dolor.         
                                             
¡Ahora puedo llorar! de mis querellas       
el eco, en tu silencio morirá,               
y la tímida luz de tus estrellas             
mi llanto solamente alumbrará.               
                                             
Lloremos ¡ay! ¡como mujer inerme             
de tibia lana al trémulo arrebol!           
Lloremos, sí, mientras el mundo duerme,     
antes que alumbre mi vergüenza el sol.       
                                             
Venid y suspirando mansamente               
céfiros de la noche susurrad                 
y por el vago y silencioso ambiente         
los ecos de mis quejas derramad.             
                                             
Venid... pero en silencio voluptuoso,       
trémulos, sin murmullos y sin voz,           
mientras dormita el mundo perezoso           
en breves sueños de ilusión veloz.           
                                             
Y llevad a mi bien con mi suspiro           
estos cantares de doliente son,             
y llevadla el amor en que deliro             
y el fuego de mi ardiente corazón.           
                                             
Y oreando su negra cabellera                 
y el seno que arde en amorosa lid,           
con perezosa calma lisonjera                 
en su oloroso lecho os adormid.             
                                             
Soplad lascivos, céfiros de amores,         
con dulce y misterioso susurrar,             
y en jardines bebed blandos olores           
perfumando el ambiente de azahar.           
                                             
¡Hermosa noche! en tu dormir tranquila       
no escuchas, ¡ay! ¡mi lúgubre clamor!       
Despierta, ¡oh noche! y a mi hermosa dila   
que estoy velando con mortal dolor.         
                                             
Mas si los ojos de mi hermoso dueño         
tal vez dormidos en la calma están,         
haz que me mire en su apacible sueño         
víctima triste de continuo afán.             
                                             
Y en ilusión de lánguido embeleso           
blanda sonría y se estremezca a par,         
y suspirando, regalado beso                 
piense en mis labios con ardor clavar.       
                                             
Que acaso a la ilusión de los placeres       
suele también el corazón latir,             
y es blando el corazón de las mujeres       
a esa ilusión de celestial mentir.           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.