Era un sueÑo - Poemas de Antonio García Gutierrez

Poemas » antonio garcia gutierrez » era un sueno

Era un sueÑo

Hay una hermosa edad llena de flores,     
en que late sin pena el corazón:           
mágica edad de ensueños y de amores       
en abismos perdida de ilusión.             
                                           
Hay otra edad en que la tez plegada,       
cansado el corazón de padecer,             
solo se agita el alma lastimada           
con los recuerdos pálidos de ayer.         
                                           
¡Así pasó por mi gastada vida             
aquella edad de venturoso afán!...         
Vida de calma por mi mal perdida,         
¿dónde tus glorias y tu amor están?       
                                           
No soy ya el niño que feliz se agita       
con vértigos de tímida pasión;             
mi frente se arrugó y está marchita,       
y marchito también mi corazón.             
                                           
Ya no es la flor garrida, que se mece     
fresca y lozana en plácido pensil:         
es el vástago seco que perece             
pasadas ya las auras del abril.           
                                           
¿Qué os habéis hecho cándidas ficciones   
de aquella hermosa y peregrina edad?       
Más valen vuestras blancas ilusiones       
que esta helada y funesta realidad.       
                                           
¡Bellezas ideales, mal veladas             
en tenue gasa y transparente tul,         
blancas cual las espumas agitadas         
sobre las olas de la mar azul!             
                                           
Castas visiones de divina esencia         
que alimentabais mi infantil error         
volved con vuestra cándida inocencia       
con vuestros sueños de tranquilo amor.     
                                           
Volved, ¡ay! como entonces seductoras     
a calmar de mi pecho la inquietud,         
y no os llevéis las apacibles horas       
de tanta pura y celestial virtud.         
                                           
Aquello no era amor y no era calma,       
dulce esperanza mi fatal temor:           
era un vago deseo que en mi alma           
flotaba como trémulo vapor.               
                                           
Mas luego ¡ay triste! condensado y frío   
de su atmósfera pura descendió,           
y trocado en maléfico rocío               
en el lodo del mundo se impregnó.         
                                           
Era un sueño no más: se hinchó mi pecho   
respirando una atmósfera letal,           
y en humo al despertar hallé desecho       
mi transparente alcázar de cristal.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.