El centinela - Poemas de Antonio García Gutierrez

Poemas » antonio garcia gutierrez » el centinela

El centinela

Clara luna iluminaba               
con rayo luciente y puro           
de Maestu el débil muro           
envuelto en niebla sutil.         
                                   
Todo yace en quieta calma;         
todo calla, solo vela             
cuidadoso un centinela             
al brazo puesto el fusil.         
                                   
Al rumor de viento leve           
torna el rostro receloso,         
que un enemigo alevoso             
le acecha oculto tal vez.         
                                   
Hora la frente inclinando,         
alguna lágrima ardiente           
le arrancan ¡ay! tristemente       
recuerdos de su niñez.             
                                   
Hora con dolor profundo           
deja escapar un gemido             
que repite dolorido               
blando céfiro fugaz.               
                                   
Y tornando al fin los ojos         
con dolor al Mediodía             
triste exclama: ¡Andalucía!       
¡Suelo de gloria y de paz!         
                                   
¡Suelo, ay Dios! donde corriera   
mi juventud deliciosa,             
de una madre cariñosa             
en el seno bienhechor!             
                                   
De una madre ¡cual aflige         
su memoria el alma mía,           
y el recuerdo de aquel día         
tan fatal para su amor!           
                                   
Tú llorabas... no, mi madre,       
no me llores por favor,           
noble es lidiar por la patria,     
y a lidiar por ella voy.           
                                   
Así yo te consolaba               
exclamando con dolor,             
por la vida de tu hijo             
no llores, mi madre, no.           
                                   
Oyóse entonces el eco             
de la trompeta y tambor,           
y en tus brazos me estrechaste     
con frenética pasión:             
                                   
Yo partí: ya en cien combates     
he lidiado con valor...           
Por la vida de tu hijo             
no llores, mi madre, no.           
                                   
No temas nunca que un día         
infiel mancillé mi honor:         
no, madre, que está más puro       
que el primer rayo del sol.       
                                   
Mas si al fin ordena el cielo     
que sucumba en tanto horror,       
por la vida de tu hijo             
no llores, mi madre, no.           
                                   
Así cantaba el soldado             
cuando al sol del nuevo día       
cerca el muro descubría           
faccioso enjambre infernal.       
                                   
Ronco tambor, al combate           
llama: doscientos guerreros       
las armas empuñan fieros           
y empieza la lid fatal.           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.