A. c. m. - Poemas de Antonio García Gutierrez

Poemas » antonio garcia gutierrez » a c m

A. c. m.

Era C*** un tiempo en que mi vida             
con penoso cansancio se arrastró,             
y por su misma inercia entumecida             
en tenebrosa obscuridad vivió.               
                                             
El yerto pecho de pasión vació               
seco del llanto el hondo manantial,           
pasé mi vida de indolente hastío             
en esa calma al corazón fatal.               
                                             
Mil veces de este sueño perezoso             
avergonzada el alma despertó,                 
mas ahogada en su centro tenebroso           
sin luz ni ambiente a dormitar volvió.       
                                             
Faltábale la luz del sentimiento,             
faltábale el ambiente del amor,               
y en la dura prisión de su tormento,         
la paz del sueño prefirió al dolor.           
                                             
Así pasaron los hermosos días                 
que ornaron mi primera juventud,             
llena la mente de ilusiones frías             
negando el sentimiento y la virtud.           
                                             
Y así maldije el sol que iluminaba           
de otros hombres felices el placer,           
y maldije la luna que alumbraba,             
la indolente vergüenza de mi ser.             
                                             
Y en mis delirios, insensato, impío           
del Dios de los destinos blasfemé;           
pero tu amor calmó mi desvarío               
y tú fuistes el ángel de mi fe.               
                                             
Ya no maldigo el sol: ya de la luna           
me agrada ver el lívido fulgor,               
sin que acose mis sueños, importuna,         
sombra fatal de ceño aterrador.               
                                             
Me siento renacer y en otra vida             
sembrada de ilusiones de placer,             
ya se dilata el alma adormecida,             
fresca y gozosa con su nuevo ser.             
                                             
Y fuiste tú la que a mi pecho triste         
hizo el contento por mi bien tornar           
y un alma desgarrada redimiste               
que iba la muerte en su tormento a hallar.   
                                             
¡Esperanzas!¡amor! ¡flores del alma!         
Volved con vuestra cándida ilusión;           
y otra vez inundad de vida y calma           
mi agitado y marchito corazón.               
                                             
                                             
A los defensores de Bilbao                   
Vuelva a mis manos el laúd sonoro,           
vuelva a mis manos y el cantar sublime       
blando acompaña con sus cuerdas de oro...     
Venga, venga, el laúd.                       
                                             
Que ya cesó el dolor, y el alma mía           
del fuego de los libres inspirada,           
cobra otra vez la bélica energía             
por mágica virtud.                           
                                             
Mal apagada la celeste llama                 
por continuos pesares en mi pecho,           
en entusiasmo ardiente, hora se inflama       
mi yerto corazón.                             
                                             
¿Y quién, y quién no canta enajenado         
Bilbao hermosa tu valor sublime?             
¿Quién no celebra tu ánimo esforzado         
en bélica canción?                           
                                             
¡Ay! ¡quién me diera al genio de la gloria   
arrebatar la cítara sonante                   
con sus cuerdas de bronce, y tu memoria       
en ella eternizar!                           
                                             
¡Bilbao sublime! ¡de amargura, y llanto       
cubrió tu frente la falange esclava!         
¿Cómo sufrir pudiste dolor tanto             
y tanto pelear?                               
                                             
Deja a mi voz que tu victoria cuente         
en canto melancólico, y perdona               
sino es cual tú mereces, sacra ardiente       
mi pobre inspiración.                         
                                             
Deja que el pecho de entusiasmo henchido     
con destemplado acento te tribute             
el homenaje que te debo, herido               
de amor, de admiración.                       
                                             
Tú salvaste la España: allí en tu muro       
la muerte halló otra vez el bando fiero,     
y en vano ya otra vez trance duro,           
te vieras estrechar.                         
                                             
Que firme siempre, en ademán bizarro,         
y de laurel sangriento coronada;             
la indómita soberbia del navarro             
supiste domellar.                             
                                             
Ellos huyeron y tu frente pura               
salpicada con sangre de las lides,           
despojada se vio de su amargura               
y otra vez sonrió.                           
                                             
Y sonrió también la triste España             
que en ti clavados los hermosos ojos,         
al creerte presa de enemiga saña             
libre por fin te vio.                         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.