La virgen de la fuensanta - Poemas de Antonio F. Grilo

Poemas » antonio f grilo » la virgen de la fuensanta

La virgen de la fuensanta

Virgen de la                     
Fuensanta,                       
sol peregrino,                   
rosa de los rosales               
del paraíso,                     
Blanca azucena,                   
aurora que ilumina               
toda la tierra:                   
                                 
Paloma de los cielos,             
flor de las flores,               
céfiro de la Gloria,             
sol de los soles;                 
Lago que guarda                   
entre nardos y lirios             
olas en calma:                   
                                 
Iris en la tormenta,             
perla en los mares,               
entre el mundo y el cielo         
virgen y madre;                   
Cielo en el mundo,               
y en el mar de las penas         
puerto seguro:                   
                                 
Hoy a tu altar divino,           
virgen bendita,                   
vengo a pulsar las cuerdas       
del arpa mía.                     
Conmigo vienen                   
a celebrar tu nombre             
los cordobeses.                   
                                 
Asilo de la Virgen,               
concha cerrada                   
en donde está la perla           
de la Fuensanta;                 
Templo del valle,                 
morada misteriosa                 
que guarda un ángel:             
                                 
Torre del santuario,             
la que se encumbra               
entre el laurel de huertas       
que la circunda,                 
Torre clavada                     
entre frutas y flores,           
juncos y palmas:                 
                                 
Isla santa en los mares           
de los dolores,                   
recinto que perfuman             
las oraciones;                   
Nave divina,                     
arca de los milagros,             
preciosa ermita.                 
                                 
Alcázares, orgullo               
de las ciudades,                 
monumentos altivos,               
torres gigantes,                 
Montes azules                     
que voláis a esconderos           
entre las nubes;                 
                                 
Palacios y naciones,             
soberbia Tiro,                   
colosal fortaleza,               
feudal castillo;                 
Glorias del arte,                 
cúpulas atrevidas,               
templos brillantes;               
                                 
¿Qué sois ante la iglesia         
blanca y humilde                 
donde tiene su trono             
la Santa Virgen?                 
¿Qué regio alcázar               
igualará a la ermita             
de la Fuensanta?                 
                                 
A su alredor los frescos         
cañaverales                       
sombra dan a sus muros,           
música al aire;                   
Y allí en las noches             
suspiran escondidos               
los ruiseñores.                   
                                 
Roncas se precipitan             
dentro las huertas               
de la crujiente noria             
las tardas ruedas;               
Ruedas que bajan                 
y que en búcaros frescos         
suben al agua                     
                                 
Cerca del santuario               
resbala el río,                   
esclavo en la ribera,             
viejo cautivo;                   
Genio indomable,                 
que por ver a la Virgen           
rompió su cauce.                 
                                 
Sobre la abierta orilla           
lanzó sus ondas                   
para ver, Virgen mía,             
tu regia pompa;                   
Y al acercarse                   
perfumó sus corrientes           
en tus altares.                   
                                 
Más allá de tu ermita             
nunca fue el agua;               
allí tu altar divino             
la sujetaba,                     
Y fugitiva                       
al reflejar tu imagen             
retrocedía.                       
                                 
Aún era yo muy niño               
cuando mi madre                   
me hizo pisar las gradas         
de tus altares,                   
Y de rodillas                     
tu dulcísimo nombre               
me repetía.                       
                                 
Ni la miel que despiden           
rubios panales,                   
miel que dan a la abeja           
los azahares;                     
Ni los aromas                     
que en los jazmines liban         
las mariposas;                   
                                 
Ni miel, ni flor, ni esencia,     
nada es tan dulce                 
cual pronunciar tu nombre         
que al cielo sube:               
Nada se iguala                   
al nombre de la Virgen           
de la Fuensanta.                 
                                 
Cuando allá bajo el cielo         
de extraña tierra                 
miraba el campanario             
de blanca aldea;                 
Cuando en la tarde               
de algún cantar al eco           
llenaba el aire;                 
                                 
Cuando en otras riberas,         
solo y perdido,                   
contemplaba las olas,             
de extraño río                   
Besar tranquilas                 
las solitarias gradas             
de alguna ermita,                 
                                 
Siempre mi pensamiento           
volaba triste,                   
y mis recuerdos eran             
para mi Virgen;                   
Siempre mi alma                   
volaba al santuario               
de la Fuensanta.                 
                                 
Más tarde, Virgen mía.           
Llamé a tu puerta,               
implorando el auxilio             
de tu clemencia.                 
El mundo entonces                 
era para mis ojos                 
lóbrega noche.                   
                                 
Hirieron mis pupilas             
nubes confusas,                   
y entre la luz del mundo         
quedéme a oscuras.               
Soñé despierto,                   
caminaba entre nieblas,           
estaba ciego.                     
                                 
Al implorar tu inmensa           
misericordia,                     
la noche de mis ojos             
tuvo su aurora;                   
Y vino el día...                 
y mis ojos se abrieron           
ante tu ermita.                   
                                 
Cuando a mis ojos muertos         
resucitaste,                     
ojos ¡ay! me faltaban             
para mirarte;                     
Pues-nadie puede                 
después de haberte visto         
dejar de verte.                   
                                 
Por ti miro la aurora             
pintar las flores;               
por ti la blanca luna             
llenar las noches;               
Por ti la tierra,                 
y el fervor de mi madre           
cuando te reza.                   
                                 
Canté a la mar muy lejos         
de sus orillas,                   
y por ti luego he visto           
la mar bravía.                   
Mar que aunque inmensa           
es tan solo un reflejo           
de tu grandeza.                   
                                 
Tú iluminas mi frente,           
pintas mis sueños,               
embelleces el mundo               
de mis recuerdos,                 
Y hasta tu nombre                 
es el símbolo puro               
de mis amores.                   
                                 
Ella es la compañera             
de mis pesares,                   
la huérfana que adora             
mi pecho amante;                 
Fuente del alma,                 
que lleva el dulce nombre         
de la Fuensanta.                 
                                 
Cuando al amor mis ojos,         
virgen, se abrieron,             
ante mí la pusiste               
como un lucero.                   
Me diste un ángel,               
y con tu mismo nombre             
le coronaste.                     
                                 
Préstale a sus virtudes           
eterno escudo,                   
y entre el pecado y ella         
levanta un muro.                 
Sé su esperanza                   
al verla en tus altares           
arrodillada.                     
                                 
Hoy que mi frente inclino         
bajo tu solio,                   
a los tuyos elevo                 
mis tristes ojos.                 
Aquí me tienes                   
como oveja perdida               
que al redil vuelve.             
                                 
Ábreme de tu ermita               
los manantiales,                 
en cuyas aguas dulces             
beben los ángeles.               
Límpidas aguas                   
en el pozo del templo             
purificadas.                     
                                 
Fuente del Santuario,             
fuente escondida,                 
la que brota serena               
junto la ermita;                 
De tus raudales                   
siempre tienen las almas         
sed insaciable.                   
                                 
Iris en la tormenta,             
sol peregrino,                   
rosa de los rosales               
del paraíso.                     
¡Virgen del alma!                 
¡Bendita sea la Virgen           
de la Fuensanta!                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.