Elegía sexta - Poemas de ANDRÉ CRUCHAGA

Poemas » andre cruchaga » elegia sexta

Elegía sexta

  "...parece que fue ayer la vida
  perplejo y aliviado por el último abismo
  esperas otro lago otros rostros otros ojos
  asomados al límite entre el agua y la muerte"...
  Manuel Vásquez Montalbán: Ciudad.

  Entre las ramas de los pensamientos,
  Una sed de ceniza esparcen los árboles;
  Los perros ladran donde el viento se hace sal,
  Y las pupilas se mueven como hojas de otoño.
  Han sido años de sacudir brida y montura...
  ¡Cuánto le ofrendamos a la vida empapados de espuma!
  Ahora siento duro el pasar de los años.
  Las mañanas con gestos efímeros,
  Los abrojos oscuros de las horas:
  Vagos pensamientos de las aguas idas y bebidas.
  Y vos no estás aquí, tocando el balcón de los poros
  En el arroyo liviano que adelgaza la música.
  No estás aquí para quitarle noches al alma,
  Y apartar las piedras del atajo inminente,
  Y el final ensimismado de los recuerdos.
  Ahora, toca unir pálidos rompecabezas,
  Y agonizar con las manos abiertas frente a los veleros;
  Morder la zarza ungida de coraza,
  Beber al revés el lenguaje del alma,
  Contar historias al borde de la sangre coagulada,
  Expulsar los ojos para ver la luz,
  Caer en la levedad hueca del espantapájaros,
  Ver indiferente las ratas que salen del tabanco,
  Suturar las heridas que se abrieron como ráfagas.
  Y vos no estás aquí con tu violín de cierzo,
  Acompañando mis últimos sueños.
  Por el contrario, te aferras a los trenes: Al olvido,
  Y a ese afán de quebrar los vidrios del horizonte.
  Sin embargo, mientras llega la sombra de la hojarasca,
  Y termina esta fugacidad del ojo,
  Y la sonrisa caiga sobre cirios,
  Es bueno pensar en el secreto cauce del olvido.
  A fin de cuentas, la tierra se encarga,
  De enfriar los pensamientos y la carne.
  Después, no digas nada cuando veas el mar...
  Después, no pongas crisantemos ni alelíes sobre gusanos.
  Después, no hables de los fríos golpes de la trementina,
  Cuando copule en los pinos del eco.
  Ya para entonces será inútil:
  Estaré en perpetuo cautiverio hacia el cielo.
  Un insomnio habrá plantado bosques;
  El arpa de los grillos velará criptas,
  Y un timbal de huesos colgará de los sueños...
  Después, no digas nada: Porque para entonces:
  "(habrá) muerto el amor y los días".

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.