Música - Poemas de AMADO NERVO

Poemas » amado nervo » musica

Música

Dijo el poeta al numen: «Ya que inspirarme quieres,
inspírame algo nuevo,                             
que jamás por los hombres haya sido pensado...     
»Ancho es el Cosmos, numen; tan ancho, tan profundo,
que ni siquiera logra la razón asignale           
un límite... Y en este semillero de soles,         
de mundos, de cometas, de nebulosas tenues         
como mantos de hadas,                             
como la tela misma del ensueño, ¿no puedes         
tú, invisible potencia, mente sutil y pura,       
cosechar el gran lirio                             
de un pensamiento nunca por los hombres pensado ? 
»Tiende las alas, numen,                           
las alas impalpables.                             
Boga como un gran soplo sobre el mar de las causas.
Contempla los jardines místicos que florecen       
en lejanos planetas;                               
escucha al ave de oro que derrama sus trinos       
en los bosques de Venus,                           
al borde de los anchos canales del rojizo         
Marte o en los milagrosos anillos de Saturno.     
Salva nuestro sistema, y al ALFA del CENTAURO,     
sol duplo y el más próximo                         
de nuestro sol, acércate.                         
Llega a Sirio si puedes: ígneo coloso azul,       
cuyo «punto de vista» preocupaba a Renán. . .     
Escucha a los filósofos                           
que en algún manso valle de algún remoto mundo,   
departen de las cosas arcanas y esenciales.       
»Y cuando vuelvas, todo salpicado del trémulo     
y diamantino polvo de las constelaciones,         
numen, dime al oído tu hallazgo prodigioso,       
a fin de que, expresándolo, me torne yo inmortal». 
Y el numen le responde: «¡La idea que codicias     
existe, y yo te diera sus divinas primicias;       
pero tú no eres músico, y ella es toda orquestal! 
»Sólo las claves, sólo las pautas y las notas,     
revelarán al mundo sus bellezas ignotas.           
Platón oyó a los orbes su concierto ideal,         
y Beethoven, a veces, lo escuchó en el mutismo     
nocturno. Todo es música: los astros, el abismo,   
las almas... ¡y Dios mismo                         
es un Dios musical!»                               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.