Veracruz - Poemas de ALFONSO REYES

Poemas » alfonso reyes » veracruz

Veracruz

No: aquí la tierra triunfa y manda                     
-caldo de tiburones a sus pies.                       
Y entre arrecifes, últimas cumbres de la Atlántica     
Las esponjas de algas venenosas                       
Manchan de bilis verde que se torna violeta           
Los lejos donde el mar cuelga del aire.               
                                                       
Basta saber que nos guardan las espaldas:             
La ciudad sólo abre hacia la costa                     
Sus puertas de servicio.                               
                                                       
En el aburridero de los muelles,                       
Los mozos de cordel no son marítimos:                 
Cargan en la bandeja del sombrero                     
Un sol de campo adentro:                               
Hombres color de hombre,                               
Que el sudor emparienta con el asno                   
-y el equilibrio jarocho de los bustos,               
al peso de las cívicas pistolas.                       
                                                       
Herón Proal, con sus manos juntas y ojos bajos,       
Siembra clerical cruzada de inquilinos;               
Y las bandas de funcionarios en camisa                 
Sujetan el desborde de sus panzas                     
Con relumbrantes dentaduras de balas.                 
                                                       
Las sombras de los pájaros                             
Danzan sobre las plazas mal barridas.                 
Hay aletazos en las torres altas.                     
                                                       
El mejor asesino del contorno,                         
Viejo y altivo, cuenta una proeza.                     
Y un juchiteco, esclavo manumiso                       
Del fardo en que descansa,                             
Busca y recoge con el pie descalzo                     
El cigarro que el sueño de la siesta                   
Le robó a la boca.                                     
                                                       
Los Capitanes, como han visto tanto,                   
Disfrutan, sin hablarse,                               
Los menjurjes de menta en los portales.               
Y todas las tormentas de las Islas Canarias,           
Y el Cabo Verde y sus faros de colores,               
Y la tinta china del Mar Amarillo,                     
Y el Rojo entresoñado                                 
Que el profeta judío parte en dos con la vara,         
Y el Negro, donde nadan                               
Carabelas de cráneos de elefantes                     
Que bombean el Diluvio con la trompa,                 
Y el Mar de Azufre,                                   
Donde pusieron cabellera, ceja y barba,               
                                                       
Y el de Azogue , que puso dientes de oro               
A la tripulación de piratas malayos,                   
Reviven al olor del alcohol de azúcar,                 
Y andan de mariposas prisioneras                       
Bajo el azul "quepí" de tres galones,                 
Mientras consume nubes de tifones                     
La pipa de cerezo.                                     
                                                       
La vecindad del mar queda abolida.                     
Gañido errante de cobres y cornetas                   
Pasea en un tranvía.                                   
Basta saber que nos guardan las espaldas.             
                                                       
(Atrás, una ventana inmensa y verde... )               
El alcohol del sol pinta de azúcar                     
Los terrones fundentes de las casas.                   
(... por donde echarse a nado)                         
                                                       
Miel de sudor, parentesco del asno,                   
Y hombres color de hombre                             
Conciertan otras leyes,                               
En medio de las plazas donde vagan                     
Las sombras de los pájaros.                           
                                                       
Y sientes a la altura de las sienes                   
Los ojos fijos de las viudas de guerra.               
Y yo te anuncio el ataque a los volcanes               
De la gente que está de espalda al mar:               
Cuando los comedores de insectos                       
Ahuyentan las langostas con los pies                   
y en el silencio de las capitales                     
se oirán venir pisadas de sandalias                   
y el trueno de las flautas mexicanas.                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.