A las musas - Poemas de ALBERTO LISTA

Poemas » alberto lista » a las musas

A las musas
               

Doctas Pimpleas, que las verdes faldas 
moráis alegres del feliz Parnaso, 
donde Castalia su inspirante onda 
                  vierte suave; 
   
    Sed a mi canto fáciles, el día,
que vuestros dones celebrando grato, 
del padre Betis el laurel frondoso 
                  ciño a mi lira. 
   
    ¿Y cuál primera mi atrevido acento 
dirá a Vandalia, de canoros cisnes 
madre fecunda, del divino Herrera 
                  madre gloriosa? 
   
    Tú, Melpómene, del puñal infausto 
la diestra armada, que al feroz guerrero 
luciente aterra, cuando cae del hado
                  víctima triste; 
   
    o bien, Urania, de tu voz celeste 
arrebatado, y la mansión etérea 
diré de Jove, y el poder que temen 
                  hombres y dioses:
   
    que si fulmina su indignada diestra, 
sobre los polos del excelso Olimpo 
tiembla el palacio, la cabaña humilde 
                  tiembla de Baucis. 
   
    Ya de Polimnia los festivos coros
seguiré alegre, cantaré las selvas 
tuyas, oh Euterpe; o la que al vicio azota 
                  Musa maligna. 
   
    Tú, dulce Erato, de mi amante pecho 
nunca olvidada: que si bien los años
con triste hielo mi rugosa frente 
                  ciñen y enfrían, 
   
    en otro tiempo me cediste el arpa, 
donde resuenan tiernos los amores; 
y el blando canto las hermosas ninfas
                  gratas oyeron. 
   
    Debí a tus dones en mi edad primera 
gozos amables: rápidos volaron; 
mas su memoria plácida tristeza 
                  vierte a mi seno. 
   
    Tú, Musa augusta, que con santo plectro 
muestras al hombre la virtud hermosa, 
a ti mi lira, mi postrer aliento 
                  rindo y dedico. 
   
    Por ti los muros de la antigua Tebas
levantó osada la anfionia lira; 
por ti siguieron al ismario Orfeo, 
                  montes y fieras: 
   
    por ti Delille, tierno y delicado, 
gloria es del Sena: Pope más severo
por ti en la cumbre de Helicón sagrada 
                  goza renombre. 
   
    Tú, dulce Clío, mi ferviente ruego 
oye benigna: desusado canto 
y audaz emprendo, que del sacro Betis
                  pare las ondas.

       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.